Un DESCANSO para nuestro Hígado

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno. Hacer algunos cambios en el estilo de vida y alimentación puede ser la clave para su buen funcionamiento. Recuerde que cuando el hígado está sobrecargado por mala alimentación, ingesta de alimentos intolerantes, conservantes, aditivos y medicamentos, todo el organismo se resiente.

Señales que nos indican sobre su mal funcionamiento:

Cuando merma la capacidad del hígado de desintoxicar, comienzan a aparecer diversos malestares ó síntomas que afectan nuestra salud.
* Malas digestiones e hinchazón abdominal especialmente después de comidas grasas.
* Cambios de humor, depresión y dificultad para la concentración y memoria.
* Dolores de cabeza (deben evitarse los calmantes ya que pueden empeorar el funcionamiento hepático).
* Fatiga crónica (el 99% de tales casos se debe a una dieta desequilibrada con demasiadas grasas saturadas o en mal estado e insuficiente cantidad de verduras y frutas.)

Causas más comunes del mal funcionamiento hepático:

* Medicamentos o fármacos
* Comidas ricas en grasas saturadas, hidrogenadas o en mal estado.
* Comidas ricas en azúcares refinados.
* Consumo excesivo de productos industriales.
* Consumo excesivo de proteínas.
* Deshidratación

Por eso le sugerimos darle un descanso a nuestro hígado, para ello se recomienda:

1) Beber de 8 a 10 vasos diarios de agua mineral.
2) Evitar consumir grandes cantidades de azúcar, especialmente azúcar refinado, ya que el hígado lo convertirá en triglicéridos y colesterol. Si necesitas comer algo dulce, toma fruta fresca o miel.
3) Evitar los alimentos a los que puedas ser intolerante, estos acumulan toxinas en tu organismo que restan eficacia a la desintoxicación hepática.
4) Obtener las proteínas de diferentes fuentes, incluidas las legumbres y trata de reducir la ingesta de carnes rojas a 2 veces por semana.
5) Evita las grasas saturadas, trans o en mal estado. Lo ideal es consumir aceites alimenticios naturales tales como los presentes en el pescado, semillas, nueces, palta y olivas. Al consumir aceites embotellados preferirlos sin refinar y que hayan sido prensados en frío. Consumirlos crudos y de forma variada (oliva, maíz, girasol, canola, soja o mezclas) para asegurarnos el aporte de todos los ácidos grasos esenciales, claves en el metabolismo hepático.
6) Reduce al mínimo el consumo de Alcohol y Cafeína.

Last modified onMiércoles, 11 Noviembre 2015 16:56
More in this category: ¿NOS FALTAN MINERALES? »

Leave a comment

back to top