Autismo y Nutrición

Se sospecha que es muy probable que los niños afectados con Autismo, Trastornos generalizados del Desarrollo e Hiperactividad y Déficit de Atención nazcan con un predisposición, cuyas causales serían fundamentalmente genéticas, y en la cual, si se dieran ciertos factores medioambientales, se desencadenaría la alteración del sistema sensoperceptivo, alterando así, la información que el niño recibe del mundo exterior. Los niños podrían hacer un trastorno mas o menos profundo dependiendo del momento en el cual se desencadenan estos factores.

 

¿Cuál es entonces la Predisposición de la que hablamos?

La predisposición estaría fundamentalmente centrada en UNA DEFICIENCIA INMUNOLÓGICA, por la cual, en una época temprana del Desarrollo, los niños comienzan a enfermarse de infecciones de las vías aéreas: otitis, faringitis, gripes, rotavirus, etc.- Este tipo de problemas se puede presentar como varias infecciones que se le manifiestan al niño en el año y que parecen no poder curarse. En algunos casos, estas deficiencias se pueden extender un par de años, en otros no y en términos generales, despúes de este lapso de enfermedades frecuentes, se produce una estabilización de los procesos infecciosos junto con la manifestación de síntomas a nivel fisiológico y comportamental. Uno de los factores que puede desencadenar el problema, son LOS TRATAMIENTOS ANTIBIOTICOS PRESCRIPTOS DE FORMA ORAL.

¿Cómo es esto?

Los antibióticos Destruyen la flora intestinal. En el tracto intestinal todos tenemos varias colonias de levaduras, citamos aquí a una especialista en Medicina Orto molecular:

“Las levaduras están presentes en todos nosotros poco después de nacer y viven en armonía con nosotros. Se encuentran en la piel, aparato digestivo y genitourinario. Su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre, nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con las bacterias mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH. La flora intestinal y vaginal junto con el sistema inmunitario nos ayudan a mantener estas levaduras bajo control. Sin embargo, existen una serie de factores que pueden deprimirnos el sistema inmunitario y desequilibrar la flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de estas levaduras y, por consiguiente, la enfermedad. (DRA. Cala Cervera, España).
Los antibióticos “matan” a una de éstas colonias y propician la propagación de otra de las colonias, de las cuales, la mas habitual es conocida como CANDIDA ALBICANS, la que comienza a “trepar” por el intestino, destruyendo la mucosa intestinal y, con ella, las enzimas que el organismo necesita para degradar determinado tipo de proteínas.  La Levadura tiene una función normal en el organismo, pero al propagarse, se transforma en un hongo nocivo. Este proceso de Alteración de la flora bacteriana es conocido como “Disbiosis Intestinal”, citamos nuevamente a la Dra. Cala Cervera:

“Cuando la candidiasis prolifera en el intestino puede cambiar su anatomía y fisiología. Esto quiere decir que puede dejar de ser una levadura y convertirse en un micelio fungal. Se sabe que las cándidas son organismos dimorfitos y pueden existir en estas dos formas. En su estado de levadura no es invasiva, mientras que en estado fungal produce rizoides (o raíces muy largas) altamente invasivas que pueden penetrar en la mucosa. Esto puede causar una excesiva permeabilidad de la mucosa intestinal, permitiendo la introducción a la sangre de sustancias (toxinas, proteínas mal digeridas, etc) que pueden actuar como antígenos alterando severamente el sistema inmunitario. Por otro lado, una excesiva permeabilidad intestinal puede, a su vez, deteriorar los receptores nutricionales celulares, favoreciendo la malabsorción y, dando como resultado, una desnutrición.”

Estudios del Dr. William Shaw de EEUU, señalan que ciertas proteínas llamadas “Péptidos”, presentes en la mayoría de alimentos constituidos a base de Gluten y Caseína y que ingerimos habitualmente en nuestra alimentación, no pueden ser “desdoblados” para que sean incorporados como nutrientes, con lo cual, se pegan a la pared del intestino (al hongo) y pasan la barrera intestinal a través de los agujeros producidos por las raíces del hongo( micelios). De ésta forma, llegan al torrente sanguíneo y son derivados al cerebro, donde son depositados en las neuronas.

Los Péptidos, tienen un efecto opiáceo en las neuronas, es decir, la sobreexcitan y el efecto consecuente es como si el niño estuviese “drogado”: 

“Un opioide es cualquier agente que se une a receptores opioides situados principalmente en el sistema nervioso central y en el tracto gastrointestinal.
“Los opiáceos son las drogas con mayor poder adictivo, debido a entran en el cerebro rápidamente. Entre los efectos que producen estas drogas están el de analgesia, somnolencia, cambios del estado de ánimo, depresión respiratoria, nausea, vómito, “miosis” (constricción pupilar) y disminución de la motilidad del tubo digestivo…. Los cambios conductuales se identifican con la euforia inicial, la apatía, lentitud psicomotora, el deterioro en el proceso del pensamiento y en la capacidad de atención y memoria, así como con cambios drásticos en actitudes escolares y sociales.


DIETA LIBRE DE GLUTEN Y CASEÍNA

La dieta de alimentos sin gluten y caseína el 1er. Paso y el más importante en el proceso de recuperación del niño, aunque no el único, le sigue un tratamiento Antifungal y la recuperación de la flora bacteriana como complemento del tratamiento.
La dieta no es fácil de seguir y al principio es complicado porque esto compete siempre al grupo familiar, pero si el niño responde bien, la mejoría y los avances que el mismo realiza, harán las cosas mucho más sencillas de lo que parece, porque el niño no solo Aprende, sino que mejora su salud, su comportamiento, regula su ansiedad, Atiende y comprende mejor las cosas y su capacidad de adaptación es progresivamente cada vez mejor.


¿Si el niño esta medicado, funciona la Dieta?

En principio, si el niño esta medicado para mejorar su comportamiento, es probable que no se manifiesten cambios importantes ya que la medicación actúa sobre la conducta sin tratar lo que la altera. En niños en los que ha sido detectado un trastorno Neurometabólico, lo que altera su comportamiento ES LO QUE COME, por lo tanto, la medicación no se hace necesaria, la Dieta puede lograr aun mejores efectos y mas duraderos que la medicación sin efectos secundarios, pero este aspecto, debe ser decidido por su médico de cabecera, para lo cual aconsejo buscar un médico con la mentalidad abierta, con ganas de profundizar en el problema del niño, y si esta relacionado al Grupo de médicos DAN ( Defens Autism Now , Defendamos al Autismo Ahora) seria lo mas adecuado. Los médicos DAN son médicos capacitados por Profesionales e investigadores con años de recorrido en esta problemática, en el protocolo de Tratamiento Medico del Autismo

¿Por qué hacer una dieta libre de gluten y caseína?

Por lo que hemos tratado en artículos anteriores sabemos que los niños con estos trastornos, metabolizan de forma anormal las proteínas que se encuentran en alimentos constituidos a base de gluten y caseína, produciéndoles una reacción negativa a nivel cerebral. Dichas proteínas, llamadas Péptidos, son como un collar de perlas cuyas perlas, deben ser separadas cuando ingresan al organismo, lo cual se hace mediante unas enzimas que cumplen esa función. Cuando el niño esta afectado en su intestino por el hongo, las enzimas fueron destruidas por el mismo, por lo tanto, no se pueden separar las perlas del péptido, por lo cual, así entero, pasa al torrente sanguíneo y es derivado al cerebro, afectando a las neuronas (acción opioide)

El efecto que tiene es como si su hijo hubiera sido drogado, va a tener un tiempo de excitación que se puede manifestar como ansiedad, excitación motora, nerviosismo, risas inmotivadas, irritabilidad, falta de sueño o dificultad para dormir, etc.- a ello le va a seguir una etapa de decaimiento, angustia, depresión, se pueden manifestar molestias ( que muchas veces el niño no sabe comunicar) y puede aparecer llanto, dolor de cabeza, enojo, agresión, autoagresión, etc.-Esta situación puede durar desde una hora hasta varios días, depende de la cantidad y el tipo de alimentos que haya ingerido. Esto es lo que se conoce como reacción alérgica a algunos alimentos.

Las proteínas mencionadas (péptidos opiáceos) provenientes del gluten y la caseína producen las reacciones alérgicas que se presentan como alteraciones en la conducta de los niños, al retirar de su alimentación estas sustancias, su conducta mejora, en muchos casos, hasta dramáticamente, es decir, el niño puede presentar un cambio favorable muy notable como lo cuentan los padres del video del post El Autismo Médico en la Argentina

¿Qué son Péptidos Opiáceos?

Son sustancias que provienen del metabolismo alterado del gluten y la caseína, los opiáceos actúan dentro del cuerpo como drogas similares a las poderosas heroína y morfina, alterando sobre todo el funcionamiento del cerebro.


PREGUNTAS FRECUENTES

  • ¿Por qué mi hijo no tiene la alergia típica (con moco en la nariz, picazón en el cuerpo, ojos rojos y llorosos), pero me dicen que igual tiene alergia?

R: Hay dos tipo de alergia, la inmediata (o mediada por Inmunoglobulinas E), y la retardada (o mediada por Inmunoglobulinas G). Las alergias inmediatas son las que producen síntomas como nariz con moco, ojos rojos, hinchazón, picazón, enrojecimiento de la piel. Las alergias retardadas producen más bien síntomas observables a nivel de la conducta: pataletas, irritabilidad, insomnio, dificultades para atender y concentrarse, mojar la cama y hasta ataques epilépticos) y ocurren de 12 a 48 horas después de haberse consumido el alimento alergénico. INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

  • ¿Qué exámenes se realizan antes de comenzar la dieta?

R: Es necesario realizar dos exámenes.
Primero, determinamos los niveles de péptidos opiáceos en la orina (casomorfina y gluteomorfina) del niño que va a comenzar la dieta, para saber que tan “intoxicado” se encuentra.
Segundo, determinamos ante que alimento puede mostrar alergias retardadas, probamos normalmente 100 alimentos o más.

  • ¿Son obligatorios los exámenes?

R: No, los exámenes no son obligatorios para poder realizar la dieta, pero nos facilitan mucho el proceso de identificación de alimentos que producen alergias. Realizando esta identificación por otros métodos (eliminación y reintroducción p.ej.) se hace muy laborioso. Casi siempre no se presenta alergia a un alimento aislado, sino a varios (de 3 a 16 alimentos), entonces eliminarlos y reintroducirlos se hace difícil. El examen de péptidos opiáceos en orina, tampoco es obligatorio, pero nos indica una “línea base” (un nivel de comienzo) para comparar luego de varios meses de dieta si los valores han disminuido, es como un modo de controlar si estamos realizando bien la dieta, si hemos en realidad eliminado TODAS las fuentes de gluten y caseína de la dieta del niño(a).
Entonces, no son obligatorios, pero son sumamente convenientes.

  • ¿Qué pasa con el calcio que dejan de ingerir los niños cuando se le quitan los lácteos de su dieta diaria? ¿No lo necesitan para un buen crecimiento?

R: Sí, lo necesitan. Los niños entre 1 y 10 años requieren de 800 a 1000 mg. de calcio diario. Ellos pueden obtenerlo de otros alimentos. O se le pueden dar suplementos de calcio, siempre bajo supervisión de personal calificado.

  • Mi hijo sólo come pasta y panes y es “aficionado” a la leche, aparte de estas cosas no come otros alimentos ¿Cómo hago para comenzar la dieta?

R: Al parecer la mayoría de los niños con autismo son “aficionados” a estos alimentos, ya que para ellos son como sustancias que le producen “adicción”. Lo mismo que para el adicto es su droga, para el autista es el gluten y la caseína que producen opiáceos. Son aficionados a lo que les hace daño.
Aunque en un primer momento se pueda pensar que la dieta es muy limitada y que el niño sufrirá desnutrición, después de comenzar a retirar poco a poco los alimentos prohibidos, e ir introduciendo, también paulatinamente, alimentos aceptables y variados, la dieta del niño se irá ampliando. Lo importante es ir despacio y con paciencia. La clave es comenzar desde los alimentos que el niño ya consume sin problemas, las texturas, sabores y temperaturas que acepta, e ir ampliando hasta que acepte alimentos “difíciles”.

  • Probé la dieta en una ocasión, pero mi hijo durante las primeras semanas se puso peor, tenía más pataletas, estaba más aislado y estereotipado. Creo que la dieta no le hizo bien.

R: Este tipo de reporte es muy común. Cuando a los “adictos” se les retira una droga, muestran síntomas que se conocen como “síndrome de abstinencia”, donde parecen que en vez de mejorar al retirársele la droga, empeoran. Nuestros niños muestran un síndrome parecido, y esto es lo que reportan los padres confundiéndolo con un efecto negativo de la dieta. Al contrario, esto es una muy buena señal, y NO SE DEBE PARAR, hasta que el proceso de “desintoxicación” esté completo, y el niño comience a mejorar de forma gradual. Usualmente, pasada la primera semana, el estado del niño no solo se equilibra, sino que tiene a mejorar progresivamente.

  • ¿Cómo comenzar la dieta?

R: Una vez realizadas las pruebas metabólicas y alérgicas, establecida la dieta balanceada con el nutriólogo clínico, retiraremos primero de forma progresiva los lácteos y sus derivados (caseína), para luego ir retirando poco a poco el gluten, luego los alimentos con colorantes, conservantes y azúcares refinadas, para añadir posteriormente los suplementos vitamínicos (megavitaminoterapia) y calcio de ser necesario.

  • Mi hijo tiene Autismo de Alto Nivel de Funcionamiento/Síndrome de Asperger ¿Es necesaria la dieta?

R: Como todo tratamiento, lo primero es la verificación diagnóstica. Si el niño tiene una alteración neurometabólica, es tan necesaria la dieta en estos niños como en aquellos de un autismo severo.

  • Mi hijo(a) es un adulto(a) con autismo, no creo que ya la dieta le funcione.

R: Al igual que con otros tratamientos biológicos para el autismo (vitaminoterapia, eliminación de cándida, etc.) se han reportado efectos muy positivos en adolescentes y adultos autistas con la dieta libre de gluten y caseína. Quizás el mayor obstáculo sea que los hábitos cristalizados del joven o adulto autista, y su familia pueden ser más difíciles de cambiar. Nunca es tarde para introducir todos estos tratamientos.

  • ¿Le podría dar un poco de leche y harinas de trigo a mi hijo en una fiesta o en una ocasión especial sin que esto le afecte en su dieta?

R: No. Un poco es tan malo como mucho. La caseína y sus derivados opioides tardan semanas en ser eliminados del organismo, los derivados del gluten tardan meses en ser completamente eliminados del organismo, una vez que esta comience debe ser estricta.

  • ¿Por qué si he hecho con mi hijo(a) dieta que considero bien estricta, los análisis de péptidos en orina siguen estando elevados?

R: Hay que considerar varias razones. La primera es la existencia de fuentes escondidas o contaminación cruzada de gluten y caseína, aquí puede existir una razón no analizada que se nos escapa. También se debe observar los ambientes donde el niño se desenvuelve de forma cotidiana, la casa de familiares (abuelos, tíos, etc.), colegio (especial o regular), parque, donde puede estar consumiendo alimentos prohibidos; es por ésta razón que es muy necesario que TODOS los ambientes estén enterados de las restricciones, para que no cometan errores por desconocimiento, aunque sean con buena intención (”¡un poquito de esta torta no te hará daño!”).


ALIMENTOS PERMITIDOS

  • Vegetales frescos
  • Frutas frescas ( si hay mucha hiperactividad evita manzanas, plátanos , melones)
  • Arroz en todas sus gamas, galletas elaborados con harina de arroz
  • Maíz en todas sus formas
  • La mayoría de las frutas secas: almendras, nueces, pistachos
  • Carne fresca, pollo, pescado
  • Huevos (si no es alérgico)
  • Porotos, habas, garbanzos y lentejas
  • Amaranto, Quinoa, Mijo
  • Cacao o algarrobo si es alérgico

ALIMENTOS NO PERMITIDOS:

  • Leche y productos lácteos
  • Trigo
  • Centeno
  • Cebada
  • Avena
  • Soja
  • Chocolates si están mezclados con leche
  • Glutamato Monosódico
  • Salsa de soja, vinagre, margarina
  • Colores y sabores artificiales

¿Por qué un niño se hace Autista y en cambio otro padece de Déficit de Atención?

Estamos hablando de un Trastorno de Disfunción neurológica producido por invasión de opioides a nivel neuronal que alteran el sistema Sensoperceptivo y por lo tanto, la información que el niño recibe del mundo exterior. Cuando esta Alteración se da en la primera infancia ( el niño comienza a enfermarse a los pocos meses de vida) el sistema sensoperceptivo se altera mas profundamente y ello puede verse en los niños autistas profundos, que pueden comenzar a manifestar síntomas desde el momento en que empiezan a caminar ( algunos mucho antes, pero que pueden pasar inadvertidos por no ser tan evidentes dichos síntomas).

Cuando las infecciones comienzan después del año, es probable que se de un Autismo de tipo Regresivo, es decir, el niño se desarrolla normal hasta los dos años y luego hace una “regresión” donde pierde paulatinamente el lenguaje, la comunicación, el contacto ocular y el juego y se encierra progresivamente en actividades motoras ritualisticas.
Si las enfermedades comienzan mas o menos a los dos años de edad, se puede organizar un trastorno del tipo Autismo Alto Funcionamiento (AAF), Asperger (SA) o un Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH). La diferencia aquí estaría en la zona del cerebro que quede afectada: Si se afectan la Funciones Ejecutivas se podría dar mas un AAF o un SA y si se afecta la parte motora y el área comprensiva/expresiva del lenguaje es probable que nos encontraríamos ante un TDAH.

¿Este problema ataca a los adultos?

Desde ya que si, el consumo abusivo de antibióticos y la mala alimentación genera la probabilidad que muchas de las enfermedades que nos acosan, tato orgánicas como supuestamente psicológicas, estén determinadas por alteraciones producidas por candidiasis crónica : Depresión, Ansiedad, Trastornos Bipolares y no tenemos la menor idea de los alcances que este problema puede tener.

Veamos la Respuesta del Dr. William Shaw a esta pregunta:

¿Cuáles trastornos en adultos y niños son asociados con productos anormales de levaduras y bacterias gastrointestinales?

Trastornos de adultos incluyen fibromialgia, síndrome de la fatiga crónica, esquizofrenia, trastorno del déficit de atención, lupus eritematosus sistémico, enfermedad de la inflamación intestinal, colitis, cistitis intersticial, depresión (unipolar y bipolar), esclerosis múltiple y infecciones de VIH. No pretiendo decir que todos estos trastornos sean causados por microorganismos gastrointestinales anormales, pero ciertos síntomas son probablemente perjudicados por este problema en muchos de estos trastornos, y son factores causativos en algunos de estos trastornos.

Last modified onMiércoles, 11 Noviembre 2015 17:10
More in this category: « Hipoglucemia Reactiva

Leave a comment

back to top