MIGRAÑAS

El 95% de las migrañas están relacionadas con un déficit enzimático. Se trata de la Diamino Oxidasa (DAO), enzima que se encuentra en el intestino delgado y metaboliza las aminas biológicas presentes en algunos alimentos. 

 Normalmente, se metabolizan en el intestino y son eliminadas por la orina, pero las personas con un déficit de la enzima DAO no tienen la capacidad de hacerlo correctamente y en vez de eliminarlas, las acumulan en sangre y tejidos. La migraña puede ser una de las consecuencias de la reacción inmunológica del organismo frente al contacto con dichas sustancias, lo cual se relaciona con el efecto vasodilatador e inflamatorio de las arterias cerebrales.

Aun conociendo la estrecha asociación entre dieta y migraña, en la mayoría de los casos la dolencia no desaparece cuando se deja de tomar los alimentos más problemáticos, porque hay otros muchos factores que la desencadenan. Entre ellos, el estrés, la menstruación, el ayuno, el ejercicio físico, la falta de sueño o algunos medicamentos como los anticonceptivos. Pese a la multiplicidad de causas, se podría reducir la frecuencia o la intensidad de las crisis si se sigue una dieta preventiva. Para ello es necesario conocer cuales son dichos alimentos..

Algunos alimentos, como el chocolate, el vino, la cerveza o las conservas de pescado, cuentan con una alta concentración de aminas biógenas como la histamina, la tiramina, la feniletilamina o la serotonina que desencadenan la crisis. Otros productos como el chocolate, el té o el café contienen compuestos fenólicos que anulan la acción de las enzimas DAO.

Ya en los años 30 se estableció que dos tercios de los de los pacientes experimentaban mejoras sustanciales con dietas de exclusión de:

  • Aminas biogénicas: Conservas de pescado (atún, sardinas, anchoas); Embutidos crudos curados (chorizo, salchicha, salame); Quesos maduros (Parmesano, Emmental, Gouda, Roquefort, Camembert); Hígado; Carnes desecadas y/o ahumados; Vegetales fermentados (chucrut) y frescos (espinacas, berenjenas y tomates); Bebidas alcohólicas (vino tinto, blanco, espumoso y cerveza); Levadura de cerveza y alimentos que la contengan.
  • Compuestos fenólicos: Chocolate, té, café.
  • Aditivos: Glutamato monosódico y Aspartamo. 

No al ayuno prolongado:

La hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en sangre) provocada por el ayuno prolongado puede desencadenar migraña. La liberación brusca de insulina por el páncreas tras el consumo de alimentos ricos en carbohidratos (pan, galletas, papas, legumbres, arroz y pasta) después de un ayuno prolongado, puede incrementar la disponibilidad de triptófano en el cerebro, a partir del cual se sintetiza una mayor cantidad de serotonina, cuya concentración se ve aumentada al inicio de las crisis.

Nutrientes que pueden ayudar:

  • Magnesio. Indispensable. Según muchos estudios cuando sufrimos estrés se bloquea la producción de magnesio, lo cual deriva directamente en dolores de cabeza.
  • Jengibre. Es posiblemente el analgésico natural más efectivo que pueda haber sin duda para las migrañas,tiene la capacidad de bloquear la hiperactividad inmunológica, así como calmar la inflamación vascular. 
  • Frutas ricas en Vitamina C. La vitamina C actúa como analgésico natural y puede inhibir la síntesis de prostaglandinas responsables del dolor. Un buen jugo de naranja, pues, ayudará a aliviar el dolor de cabeza. 
  • Antioxidantes (beta-caroteno, luteína, licopeno, vitaminas A, C, E, zinc y selenio). La evidencia afirma que los radicales libres predisponen las migrañas. Los antioxidantes al neutralizar sus efectos permitirían prevenir las crisis.
  • Ácidos Grasos Omega 3. Reducen la agregación plaquetaria y la inflamación, mecanismos que previenen la migraña. 

Por último se deben tener en cuenta los alimentos que causan alergias alimentarias:

El contacto entre el alérgeno -proteína del alimento que resulta tóxica para las personas con alergia- y un anticuerpo que fabrica el organismo, la inmunoglobulina E específica (IgE), da lugar a una mayor liberación celular de histamina. Entre los alimentos identificados como más alergénicos se encuentran la leche, huevos, marisco, frutos secos (maní), legumbres (soja), y algunas frutas (frutilla, kiwi).

La acumulación de histamina en el organismo por un déficit DAO puede producir más síntomas a parte de la migraña. Entre los más comunes destacan: eczemas, psoriasis, picores en la piel, edemas, dolores musculares y fibromialgia, colon irritable, estreñimiento, hinchazón abdominal, náuseas, mareos, dolores en los huesos (especialmente en la columna vertebral), subidas y bajadas de la tensión arterial, etc.

¿Y CÓMO ALIMENTARSE?

No existe una relación temporal directa, causa – efecto, entre el consumo de alimentos y el dolor de cabeza. Por esta razón es difícil que uno mismo relacione el consumo de ciertos alimentos con los dolores de cabeza que sufre. La migraña aparece cuando las aminas se han acumulado con el tiempo, no por el consumo ocasional de un alimento.

La dietoterapia ha de ser muy personalizada y encaminada a bajar la concentración de histamina tisular.

En la medida que lo consigamos estamos disminuyendo los síntomas con una buena evolución al mes de iniciado el tratamiento. Si existe regresión debe evaluarse:

  • Transgresión de la dieta.
  • Nuevas sensibilizaciones por abuso en el consumo de algún alimento.
  • Nuevas sensibilizaciones por disfunciones intestinales.
  • Situaciones de estrés por problemas personales.
Cuando un problema es tan prevalente, hemos de pensar que no hay solo una causa, pero si estamos seguros que la alimentación tiene una papel muy importante!

 

Last modified onMiércoles, 11 Noviembre 2015 17:10

Leave a comment

back to top